Blogia
El Principio

Sueño de lluvia

Sueño de lluvia

Entre cafés, distancia, recuerdos, teclas, voces al otro lado y algún sentimiento velado por nuestras carcajadas, vuelves a mí.


No nos olvidamos el uno del otro, un caballero de larga melena y una dama con ausente caminar.


Hoy has decidido entrar de nuevo y bien sabes que te espero. Por encima de cualquier adjetivo somos amigos, ayer, hoy y siempre.


Conoces las palabras de mi cuerpo, he intentado resumirte las de mi mente. Quieres más.


Conozco el aliento de tu ser y el decorado de tu vida. Eres capaz de dar a manos llenas y romper tu latido. Quiero más.


Este extraño nexo que nos une desde hace ya 22 años, por alguna fuerza desconocida ha de significar algo.


Eres cristalino y ese es mi temor. Te quiero y me quieres. Nos sabemos cada vez en menor distancia y con esa cautela que requiere tu momento y el mío.


Caminemos sin ausencias desde nuestro mediterráneo diluido en clara voz. Ni prisas ni demoras, ni overbooking ni asientos vacíos, ni delante ni detrás, a la par.


En mi terraza la luna despunta, irremediablemente una y otra vez. Me provoca para que salga a mirarte.


Duerme y no te apresures. No detengamos el impulso de los sueños de lluvia. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres