Blogia
El Principio

La lealtad

La lealtad

La lealtad es un valor básico para ir por la vida, luego hay quien la merece y quien demuestra no merecerla.

¿La lealtad existe o son intereses creados?  Aunque no es un valor que está en alza, existe. Sin embargo, cada persona tiene deslealtades diferentes.

De base, el ser humano es egoísta y tiene mucho miedo a los adjetivos. El egoísmo o la ambición no son malos siempre y cuando se controlen. Tanto en el amor, la amistad o la lealtad, hay una parte fundamental de egoísmo que no deberíamos avergonzarnos de ella. La cuestión es cuando nos dejamos llevar por él.

Antonio Genovesi decía que hasta la supervivencia de una banda de ladrones necesita de la lealtad recíproca. Con lo que hacer una categorización moral es poco aconsejable. No necesariamente la lealtad tiene que ser una virtud o un bien moral.

La lealtad debe ser una especie de fidelidad entre las acciones que uno realiza y los principios en los que fundamenta esas acciones. Una cuestión de coherencia vital.

A veces cuando se habla de lealtad, algunas personas confunden y tratan el tema como un cierto vasallaje. Aquel que es leal es el que puede llegar a ser servicial y baja la cabeza.

La lealtad entre iguales existe, lo que no existe es el altruismo. Siempre que somos leales, igual que cuando queremos o hacemos algo por alguien, lo hacemos por algo incluso sin ser conscientes. Siempre se espera algo a cambio. Desde el afecto de la otra persona o cualquier otro tipo de recompensa. Intereses creados que pueden ser materiales, intereses muy sutiles, hasta agradecimiento sin más.

¿Si no hay intereses creados a qué somos leales? ¿A nosotros mismos? ¿Los intereses son principios? Posiblemente estoy pensando en términos de moneda de cambio y no es la vía correcta.

La amistad debe ser duradera e imperecedera pase lo que pase y desinteresada por encima de todo, aunque siempre habrá circunstancias que aboquen a la caducidad de ella. El eterno conflicto en el que estamos imbuidos. Hay tantos códigos morales como personas. Con nuestras acciones siempre estamos especulando sobre qué es lo correcto, olvidando en gran medida la misma acción y la perfección en ella. Como decía Josep Pla: A veces hacemos lo que queremos, otras hacemos lo que debemos y otras veces lo que podemos.

Será que a medida que van pasando los años, perdemos el significado de la lealtad. Cuando fuimos jóvenes teníamos un sentido profundo e inalterable de ella y la vida se ocupó de enseñarnos el camino donde nuestro ángel quedó anclado.

No existe el compromiso para toda la vida, son votos renovados diariamente. Las amistades son circunstanciales, según nuestra evolución así obraremos. Las prioridades cambian y por ley de vida caminamos junto a las responsabilidades que vamos adquiriendo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres